Reseña – Café Society

Como ya es costumbre, Woody Allen regresa este año con un nuevo filme que ahora es protagonizado por Jesse Eisenberg y Kristen Stewart.

Después de dos películas medio flojas, Woody Allen regresa a las andadas este año con Café Society, un filme que se estrenó en el pasado Festival de Cannes fuera de la competencia y, desde entonces, se antojaba ver qué traía de nuevo este director para su película número 47.

La historia gira en torno a Bobby (Jesse Eisenberg), un joven que no quiere seguir con el negocio familiar y viaja de Nueva York a Los Ángeles, en busca de una oportunidad dentro de la empresa de su tío Phil Stern (Steve Carell), un agente dentro de la industria fílmica que se rodea con “lo mejor de lo mejor” durante la década de los 30.

Asimismo, su tío se encarga de que Bobby conozca a Vonnie (Kristen Stewart), una joven que llegó con sueños ostentosos a Los Ángeles y que, con el tiempo, los deja atrás y trabaja para Phil, siendo una chica regular que se aparta de los reflectores en su trabajo dentro de una oficina. Veronica -porque Vonnie sólo es el diminutivo- se encarga de que el sobrino de Stern conozca la ciudad más allá de su habitación en donde se hospeda y, poco a poco -mientras Bobby comienza a hacer contactos en la industria y sube en su puesto laboral- tambien empieza a haber un click entre estos dos personajes. 

El problema en la relación es que no se puede dar porque Vonnie ya sale con alguien más, así que el buen Bobby se tiene que conformar con ser sólo su amigo (bienvenido a la friendzone) a espera de algún día tener oportunidad. 

Café Society es una película ligera, en donde Woody Allen trabaja de una manera simple y tomando referencias de sus trabajos anteriores, además de otorgarnos un sentimiento de nostalgia al nombrar viejas estrellas del cine de Hollywood y retratar esos años dorados de la industria cinematográfica, donde el glamour era uno de los protagonistas principales.

Asimismo, la química entre los protagonistas -quienes ya han compartido pantalla en otras ocasiones- ayudan a que el ritmo de la cinta se mantenga equilibrado; también, es grata la personificación que realiza Corey Stoll como el hermano gángster de Bobby, Ben Dorfman, que propicia al filme un tono similar a viejas películas como Los Intocables o Érase una vez en América; sin embargo, cabe resaltar que la participación de Blake Lively como una segunda Vonnie en la vida de Bobby resulta, ya para la recta final del filme, cansada, olvidable y hasta tonta. 

Woody Allen regresa a lo mejor de sí con Café Society; vuelve a su querida Nueva York y pone en la mesa un proyecto sencillo, menos pretencioso que sus últimos trabajos, que francamente hacían ver a un director con una desesperación de mostrar que, a pesar de los años, puede seguir en la industria "innovando"; aquí, retoma un argumento sencillo, con líneas inteligentes que harán que el espectador se sienta a gusto con la hora y media que, aproximadamente, dura la película. Tal vez, inclusive haya quien se proyecte y salga con el corazón destrozado. 

Calificación: 3.5

Screens: A

Twitter

Cinema

Facebook

Nuestros talentos
Muy pronto podrás estar en contacto con...

Con el Staff de Screen.

Se busca (de nuevo)

Seguimos creciendo en Screen y cada vez más estamos aproximándonos al equipo de ensueño. Ahora, buscamos crear nuevos proyectos, expandirnos y conquistar el mundo encontrar a la chica ideal.


Leer más...
Screen te está Buscando
More... more...

No necesitas ser un profesional o escribir como un premio Nobel de literatura, puedes tener errores (nosotros te ...

Leer más...